En México han sido localizados dos contenedores abandonados con unos 300 cadáveres en su interior.

El primero fue localizado tras ser abandonado en dos ocasiones en los municipios de Tlaquepaque y Tlajomulco, en el oeste del país. El segundo está ubicado en las instalaciones del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF).

En ambos camiones refrigerantes hay hasta 300 cuerpos que el IJCF no tiene la capacidad de resguardar, debido al aumento de la violencia en el estado en los últimos tres años. “Están en los tráileres, uno es el que se exhibió en los medios y otro nuevo que se contrató por parte de la fiscalía porque nosotros no tenemos recursos para contratar ese tipo de servicio, ni la bodega donde estuvieron. No fue de mi conocimiento, ni información”, aseguró un exfuncionario del organismo a Efe, quien agregó que al ver que los “cuerpos se estaban descomponiendo, la fiscalía tuvo la necesidad de contratar desde hace dos años ese (primer) camión refrigerante”, que en un inicio contenía 200 cuerpos, aunque fueron siendo identificados hasta llegar a un centenar.

El frigorífico, que oficialmente estaba bajo custodia del órgano forense estatal, fue abandonado en el municipio de Tlaquepaque y después movido a Tlajomulco hasta que el sábado fue puesto bajo resguardo de la fiscalía de Jalisco.

Los cuerpos sin identificar almacenados en camiones frigoríficos empezarán a ser enterrados en 8 o 10 días. Así lo ha anunciado la Fiscalía de Jalisco.

Recibirán sepultura provisional en cementerios públicos o privados, mientras se termina una cripta forense hace tiempo proyectada.

El caso demuestra lo desbordadas que están las autoridades ante la peor ola de violencia en la historia reciente de México, incapaces de procesar los cadáveres que se acumulan en las morgues.

Cada año hay miles de cuerpos que nadie reclama y acaban en fosas comunes oficiales, etiquetados con su huellas y otros datos biológicos. A estos hay que sumar, los que aparecen en fosas clandestinas como la descubierta en Veracruz hace dos semanas con los restos de 174 personas.

En total, se estima que hay 35 mil cadáveres sin identificar en el país, casi el mismo número de denuncias por desaparición.

26 total views, 1 views today