Un hombre que fungía como sacerdote de una iglesia de Pitalito, en el Huila, fue condenado a la pena de 17 años de prisión (204) meses por el delito de acceso carnal abusivo con menor de 14 años agravado en concurso homogéneo y sucesivo, del que fue víctima un niño de 12 años, entre los años 2011 y 2013.

Así lo informó la Fiscalía General de la Nación, en un comunicado en el que explicó que el Juzgado 1° Penal del Circuito de ese municipio dio credibilidad a la teoría del ente acusador para demostrar la culpabilidad del hombre, que aprovechando la confianza depositada en él por parte de la víctima quien era su acólito, al igual que de su familia, actuó de manera ilícita violentando la integridad física y sexual del menor de edad.

El hecho se descubrió el 14 de septiembre del año 2013, cuando la madre del menor de edad los sorprendió discutiendo en su casa, mientras el niño lo amenazaba con un machete.

“Descubrió la mujer que su hijo quería evitar ser víctima de una nueva agresión que ya se había dado la noche anterior, y que había tenido su origen durante la Semana Santa del año 2011, cuando era acólito del hoy condenado”, contó la Fiscalía.

Según la investigación, una noche el pequeño se quedó en la iglesia para ultimar detalles de una eucaristía que tenían a primera hora el día siguiente, y el victimario de 43 años aprovechó la situación para realizarle actos libidinosos.

“El niño quiso evitar que esto sucediera e intentó comunicarle al sacerdote principal lo que estaba pasando, pero fue amenazado por el agresor con denunciar ante las autoridades a un pariente suyo que estaba en líos judiciales. Fue así como el condenado después de abusarlo durante esa época, se marchó y regresó dos años después, por lo que el menor de edad se le enfrentó”, indicó el ente acusador.

La condena quedó ejecutoriada y contra el sacerdote se emitió orden de captura para que responda por esos delitos.

3 total views, 2 views today